¡COVID-19 EL INCENDIO QUE PODEMOS APAGAR!

Por: G. J. Andrés Uzín P. | 

Desde que el SARS-Cov-2 y la enfermedad que causa, el COVID-19, cómo encararla ha sido un dolor de cabeza para los hacedores de políticas públicas de organismos internacionales, gobiernos y las sociedades en general.  Y es que la salud pública es el campo de la política pública más complejo y pocos países lo tenían resuelto antes del COVID-19 y ahora casi ninguno, por lo tanto, si es que es posible detener esta pandemia se necesita de todos los actores sociales; el estado en todos sus niveles, las organizaciones sociales, el empresariado privado, las familias y cada individuo, es decir, toda la sociedad.  Es por ello que he escogido la analogía de apagar un incendio para describir algunas acciones de política pública que se deben implantar para tratar de detener la pandemia o de acuerdo a la analogía, apagar el incendio.

Así como los bomberos evalúan un incendio antes de intervenir en él, debemos primero evaluar como se comportó la pandemia el mes de junio para tratar de tener una prospectiva de julio.  A pesar de la empinada crecida de casos en mayo y la primera semana de junio el pico habría sido el 9 de junio con 3.839 casos.  El pico en La Paz y Santa Cruz se habría dado en la misma fecha que el nacional, mientras que el de Cochabamba habría sido el 1º de mes, ello nos da una buena noticia y es que las últimas cifras y tendencias muestran que los contagios están disminuyendo.  La ola está en desescalada o de acuerdo a nuestra analogía el incendio se estaría apagando, esto representa una oportunidad si sabemos aprovecharla.

Toda la sociedad; gobierno nacional, los gobiernos departamentales y municipales, empresas, gremiales, comerciantes y familias están esperando esta desescalada para sacar todas las restricciones y darle impulso a la economía, conseguir ingresos o tratar de volver a lo que conocíamos como “normalidad” y tratar de dar la vuelta la página.  Esto sería un grave error si es que queremos darle pelea a la enfermedad o apagar el incendio.  Bajar la guardia sería el equivalente a acercar al fuego elementos combustibles e incluso meterlos esperando que no se quemen.  Esto es lo que pasó entre la segunda y tercera ola, donde además del descuido y negligencia se combinaron con la cepa brasilera o Gamma y rápidamente generaron una nueva ola. Es decir, tendremos que mantener las pocas restricciones implantadas, el uso de barbijos, el distanciamiento social, evitar las reuniones y también, dentro de lo posible, evitar al máximo salir de casa.  

No debemos perder de vista, que una cuarta ola está a la vuelta de la esquina, sobre todo porque ya se ha evidenciado que la cepa descubierta en India o denominada Delta se ha encontrado en los países vecinos y está haciendo estragos en muchos países, incluso en aquellos que tienen un alto nivel de vacunación. Entonces, ¿Qué más podemos hacer para apagar este incendio?

Al mismo tiempo de seguir cuidándonos, se debe evitar que el incendio se expanda; para ello debemos mojar o alejar lo más rápidamente posible el material combustible alrededor del fuego, y con mojar, me refiero a que se debe lograr la inmunidad de la población en los plazos más cortos posibles.  Lamentablemente varios países que han logrado ritmos de vacunación acelerados, han tenido sus peores brotes cuando alcanzaron una proporción de vacunación alrededor del 50%, se presume que debido al descuido que genera el sentirse protegido y que varias nuevas cepas eluden la inmunidad de anteriores olas y de algunas vacunas.  Muchos científicos estiman que se debe inmunizar por lo menos 70 u 80% de la población para lograr inmunidad grupal, ello se ha comprobado en países como Israel que han alcanzado esas proporciones.

Debemos tomar en cuenta las características de nuestra población para poder cerrarle el paso a la enfermedad de la mejor manera posible.  Somos un país donde el 70% de la población vive en ciudades y que la enfermedad se ha concentrado en ellas, también sabemos que el grupo que más enfermó es la Población Económicamente Activa (PEA) a pesar de que la mortalidad ha sido más alta en nuestros adultos mayores.  Es por ello que aplaudo la apertura del rango de vacunación a partir de los 18 años, pero debemos acelerar los ritmos de vacunación alcanzados hasta ahora o la cuarta ola será inevitable.

Los anuncios de llegada de vacunas por compras y donaciones en grandes cantidades, cubren parte de la ecuación y solo harán una diferencia real, si además de ello, el Estado logra ajustar sus capacidades logísticas en las principales ciudades y los pueblos más expuestos y vulnerables.   Al mismo tiempo se debe lograr movilizar a la sociedad.  Esta movilización debería ser voluntaria, tal y como lo están haciendo ejemplarmente los jóvenes, pero de no continuar en este ritmo, la vacunación se debe volver obligatoria dando un plazo para cumplirla.  A partir de este plazo, las personas que no se hayan vacunado, deberían sufrir similares penalizaciones que aquellos que eluden otros deberes cívicos.  En otros deberes cívicos como en el electoral, cuando uno no cumple hay multas y la imposibilidad de acceder el sistema financiero, ambas son medidas que también se pueden adoptar con aquellos que no se vacunen.  Lograr alcanzar las proporciones de población inmune necesarias para lograr inmunidad grupal, al menos en las principales ciudades y los pueblos más vulnerables debe ser la prioridad.  Con ello mojaríamos el material combustible o rodearíamos el incendio de material no combustible para que el fuego deje de expandirse.

Pero la estrategia para apagar este incendio puede ajustarse y mejorarse aún más.  Tenemos que aprovechar esta desescalada para apagar todo material que se encuentra ardiendo o en brasas, es decir, hacer un seguimiento epidemiológico inteligente, o para que se entienda mejor, una persecución epidemiológica.  Entre la primera y segunda ola, en el piso durante el mes de noviembre, el promedio de casos fue de 99 enfermos detectados por día, y, entre segunda y la tercera ola, en el piso en marzo, el promedio fue de 756 casos día. En esta tercera ola, el sistema de salud llegó a realizar 17.889 pruebas.  Si el sistema de salud mantendría un ritmo de 15.000 pruebas día, al llegar a un nivel como en el segundo piso de marzo, lograríamos hacer 19,84 pruebas por enfermo, pero si llegaríamos a la cantidad de enfermos del primer piso de noviembre, podríamos alcanzar a 151,51 pruebas por enfermo.  Esto es importante tomar esto en cuenta, porque la mayor parte de los países que lograron controlar el virus sin vacunas, lo hicieron realizando alrededor de las 100 pruebas por enfermo.  

La persecución epidemiológica, no es una tarea fácil y sistemas de salud de muchos países llamados desarrollados no lo han logrado.  Por otro lado, la buena noticia es que algunos países aparentemente no tan desarrollados sí.  Y es que para lograrlo nuestro sistema de salud necesita de la ayuda de toda la sociedad.  Como individuos, debemos volvernos paranoicos, cualquier estornudo, dolor de cabeza, fiebre o molestia debe ser motivo suficiente para realizarse una prueba, y si luego de una prueba negativa se mantiene algún síntoma, hacerse otra prueba, este virus es muy bueno camuflándose.

Todo enfermo o infectado detectado, responsablemente, debe contactar a todos sus contactos de las dos o tres últimas semanas antes de su diagnóstico para que se realicen una prueba, presenten o no síntomas y encontrar o descartar el virus.

Los infectados detectados deben aislarse y esto tampoco es una tarea fácil.  Los empleadores formales; desde el Estado hasta los empresarios privados, tendrán que esforzarse en mantener a estos empleados, no por dos o tres semanas, sino hasta que obtengan una prueba PCR negativa.  

Este importante esfuerzo sabemos que no es suficiente, nuestra economía es altamente informal y aproximadamente 8 de cada 10 trabajadores están en el sector informal, y el estar infectado de ninguna manera puede ser una condena a morir de hambre.  Para evitar ello, los Gobiernos Municipales, que es el nivel estatal que está más cerca de la gente, deben organizarse junto con todas las organizaciones sociales como; las juntas vecinales, gremiales, transportistas, sindicatos y otros para asegurar que los infectados aislados tengan sustento durante su aislamiento, de lo contrario es claro que saldrán a buscar el sustento de su familia y mientras lo hacen seguirán esparciendo la enfermedad.  Solo una sociedad solidaria y disciplinada, podrá contener la enfermedad o mantener controlado el fuego hasta que podamos mojar o alejar todo el material combustible.

Es irrisorio, demagógico e iluso pensar que la peor pandemia en un siglo, pueda ser controlada por un solo un nivel de gobierno o actor de la sociedad, que podemos escoger que política pública emplear o que vacuna usar.  Países más equipados y con muchos más recursos les está costando mucho, por lo que debemos ponernos todos en campaña para vencer la pandemia, y emplear todas las políticas públicas, vacunas y herramientas a nuestro alcance junto con todos los actores e individuos de nuestra sociedad, con decisión y responsabilidad, de lo contrario, podemos esperar una cuarta ola, con una cepa más contagiosa y mortal que la que protagonizó la tercera ola.



| Andrés Uzín P. es Especialista en Políticas Públicas y Director Académico de la OSB y la EGEP de la UPB

Comentarios

Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos coronavirus2021 Crónicas del Narcotráfico Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales subnacionales2021 Tecnología TITULAR ACTUALIDAD TITULAR CIENCIA TITULAR coronavirus2021 Titular Deportes TITULAR ECONOMIA TITULAR INTERNACIONAL TITULAR OPINIÓN TITULAR subnacionales2021 TITULAR TECNOLOGÍA Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: ¡COVID-19 EL INCENDIO QUE PODEMOS APAGAR!
¡COVID-19 EL INCENDIO QUE PODEMOS APAGAR!
https://1.bp.blogspot.com/-OzcIwMWi6vk/YOch1XadiHI/AAAAAAAAsQU/lqIzsyT6mHc-QiVO6qBsBurdCVEa9AstgCLcBGAsYHQ/w632-h640/ANDRES%2BUZIN%2BCABILDEO%2BDIGITAL.jpeg
https://1.bp.blogspot.com/-OzcIwMWi6vk/YOch1XadiHI/AAAAAAAAsQU/lqIzsyT6mHc-QiVO6qBsBurdCVEa9AstgCLcBGAsYHQ/s72-w632-c-h640/ANDRES%2BUZIN%2BCABILDEO%2BDIGITAL.jpeg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2021/07/covid-19-el-incendio-que-podemos-apagar.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2021/07/covid-19-el-incendio-que-podemos-apagar.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy