EDUCACIÓN EN RUINAS

 

Por: Patricia Alandia | 

Dentro del guion de que en un año el Gobierno de transición destruyó el paraíso que el Gobierno del MAS había construido en 14 años, el presidente Arce, al inaugurar el Sexto Encuentro Pedagógico del Sistema Educativo Plurinacional, afirmó que la mala gestión de Añez había dejado una educación “en ruinas”. 

El Encuentro no estaba destinado a tratar el fondo del problema educativo, sino a intentar definir acciones para enfrentar la gestión 2021, marcada por el rebrote de la pandemia. En sus conclusiones, repudiaron las políticas implementadas por Añez, que, según ellos, estaban dirigidas a privatizar la educación; conminaron a derogar el decreto 4260 (que establece la complementariedad de las modalidades de educación presencial, semipresencial y virtual), por ser atentatorio contra la educación pública; y, después de establecer que la educación presencial es irremplazable, establecieron tres modalidades de educación: “presencial, semipresencial y a distancia, complementados (sic) con teleducación, radioeducación, plataformas virtuales y otros recursos educativos pertinentes”, es decir, prácticamente lo ya establecido por el decreto 4260.  Además, ratificaron la plena vigencia de la Ley 070, que el Gobierno transitorio pretendió evaluar.

No podemos negar que un problema urgente es encarar el inicio de clases con las modalidades que la pandemia posibilite, y asegurar la continuidad escolar a lo largo de la gestión. Sin embargo, el problema de la educación no es solo de modalidad, y la modalidad, como ya se ha constatado en el 2020, no supone un simple cambio de medio ni de soportes, conlleva una planificación distinta, que modifica los roles de profesores y estudiantes, el tipo de materiales, las secuencias didácticas, la evaluación, entre otros aspectos. Entonces, el pasar de la modalidad presencial a la de distancia requiere de una infraestructura tecnológica específica (plataformas, canales de TV, radioemisoras, computadoras, televisores, celulares), además de materiales diseñados para esos fines (libros de texto, guías, vídeos, entre otros), y, por supuesto, de una metodología diferente, con la que aún no se cuenta, pese a lo avanzado en la anterior gestión (que no debería desecharse). 

El actual Ministerio de Educación, que inició su gestión con la advertencia de una segunda ola de la pandemia para el mes de febrero o marzo, aún no ha definido verdaderas políticas educativas. Después de repetir durante un mes que se iniciaría el año escolar con clases presenciales, ahora ha descartado esa posibilidad, aunque ha delegado a los directores de las UE la definición de la modalidad, una muestra clara de improvisación y extravío. 

Ojalá se avance en el diseño de una infraestructura tecnológica sólida, de calidad y amplia cobertura; no obstante, como dije, el problema de la educación no es la elección de la modalidad. En varios lugares ya me he referido a los graves problemas por los que atraviesa nuestra educación, que, al no ser afrontados, se profundizan año tras año. Resumiré los más importantes.

En primer lugar, pese a que el informe del Análisis curricular del Estudio Regional Comparativo y Explicativo realizado por el LLECE el 2019 destaca algunos aspectos del currículo (entre ellos la conformación por campos), en términos generales, este es inadecuado, incoherente y presenta errores conceptuales y metodológicos. Un ejemplo es el área de Comunicación y lenguajes, que apunta a un enfoque textual, pero sus contenidos son predominantemente gramaticales; pretende un bilingüismo simultáneo, pero la planificación responde solo a la lógica del castellano. Los resultados de las pruebas TERCE de lectura, aplicados el 2019 (que serán seguramente archivados), revelan grandes vacíos formativos que se expresan en la incapacidad de los estudiantes para interpretar y reflexionar sobre la información. Con respecto a la producción de textos, no se aplicó ninguna prueba, pero sí se identificó ausencias importantes en el currículo, vinculadas con procesos de producción de textos y su respectiva evaluación. 

Por otra parte, si bien se pretendió con los campos superar la fragmentación de la realidad generada por la conformación de asignaturas separadas, no se trabajó en su fundamentación ni en la concreción de su funcionamiento. Además, pese a la retórica de formación holística, la organización de los contenidos y la evaluación develan una separación por áreas, que son las asignaturas de siempre. Por otro lado, a lo largo del tortuoso proceso de implementación del currículo desde el 2013, varias asignaturas sufrieron reducción de horas y contenidos, que luego se intentó reponer, siempre de manera improvisada y poco sustentada.

En segundo lugar, la formación de profesores es cada vez más deficiente; tanto las escuelas superiores de formación de maestros y maestras (normales) como el Profocom (Programa de Formación Complementaria para maestros y maestras) hasta el presente no han otorgado una formación adecuada, actualizada, exigente ni de calidad. 

En tercer lugar, al currículo deficientemente diseñado y a la falta de formación de los profesores para implementarlo, se suma la falta de materiales didácticos para acompañar los procesos. Esta ausencia es uno de los aspectos que genera mayor brecha entre colegios privados y fiscales, ya que, mientras los colegios privados cuentan con recursos y exigen a los padres de familia la compra de libros de textos, las UE fiscales no cuentan con el acceso a libros de texto o materiales de lectura en general, y ni soñar con computadoras u otros recursos que pudieran ser utilizados en esta emergencia sanitaria. 

Al respecto, la intención de digitalizar la educación fue, como ya se sabe, un fracaso. Se dotó de computadoras a los profesores, sin acompañar esa dotación con procesos de formación, y se repartió computadoras a los estudiantes de sexto de secundaria sin contar con la infraestructura tecnológica básica (por ejemplo, instalación eléctrica) ni la planificación curricular que incorporara las tecnologías en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Después de muchos actos de entrega de computadoras y de discursos autocomplacientes en el sentido de que se estaría dando un salto a la Era digital, las autoridades del sector tuvieron que reconocer su fracaso y archivar las computadoras, hecho que supuso además la quiebra de la empresa Quipus, dedicada a ensamblarlas. Y es que, como lo dijimos en el momento, la tecnología per se no mejora la calidad educativa.

Con estas consideraciones, que solo son algunas de todas sobre las que deberíamos reflexionar seriamente, este año no se perfila mejor que el 2020, truncado por la clausura. No podemos esperar que procesos tan importantes y definitivos para el desarrollo cognitivo de nuestros niños y jóvenes, como los vinculados con el desarrollo de competencias textuales, de la capacidad de abstracción, el razonamiento lógico y matemático, que no se realizan de manera adecuada en la modalidad presencial, se logren en la modalidad a distancia, más allá de los medios y soportes que se utilicen. 

Es más, suponiendo que todos los estudiantes contaran con computadoras y acceso a Internet, de igual manera no lograrían desarrollar sus competencias básicas, porque la educación ya estaba en ruinas antes de la pandemia, y va a seguir así mientras no se evalúe el currículo y no se corrijan los errores estructurales. Es necesario apostar por una formación de calidad a los profesores y por adquirir y diseñar recursos y materiales didácticos pertinentes y accesibles a todos. Todo ello no puede realizarse llenando los cargos con afines políticos sin competencias ni experiencia, es imprescindible buscar a los mejores profesionales especializados en cada área. Finalmente, urge la definición de políticas educativas, que trasciendan las gestiones de autoridades o gobiernos, y ello requiere del concurso de todos los actores de los distintos niveles del sistema educativo plurinacional. La educación es uno de los asuntos fundamentales para el desarrollo de un país, y no puede decidirse en asambleas o encuentros de organizaciones políticas afines a un partido.

Comentarios

Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos coronavirus2021 Crónicas del Narcotráfico Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales subnacionales2021 Tecnología TITULAR Actualidad TITULAR CIENCIA TITULAR coronavirus2021 Titular Deportes TITULAR ECONOMIA TITULAR INTERNACIONAL TITULAR OPINIÓN TITULAR subnacionales2021 TITULAR TECNOLOGÍA Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: EDUCACIÓN EN RUINAS
EDUCACIÓN EN RUINAS
https://1.bp.blogspot.com/-yq80rIWpxyE/YAG_sqSfz_I/AAAAAAAAqi0/mVE17ExSQNMD2iKY-E2hlBafGwHB4LYRQCLcBGAsYHQ/w544-h640/WhatsApp%2BImage%2B2020-09-22%2Bat%2B00.44.49.jpeg
https://1.bp.blogspot.com/-yq80rIWpxyE/YAG_sqSfz_I/AAAAAAAAqi0/mVE17ExSQNMD2iKY-E2hlBafGwHB4LYRQCLcBGAsYHQ/s72-w544-c-h640/WhatsApp%2BImage%2B2020-09-22%2Bat%2B00.44.49.jpeg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2021/01/educacion-en-ruinas.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2021/01/educacion-en-ruinas.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy