HUARACHI ¡FUERA DE LA COB! Las bases están molestas. Un análisis de Zulema Alanes B.


Por Zulema Alanes B.-

“Huelga general indefinida y bloqueo de caminos”. Fueron las medidas que el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, ordenó a partir del 3 de agosto y que durante 12 días mantuvo al país en vilo. Todo por una reivindicación electoral de un partido político.

Al menos 30 personas fallecidas, entre ellos, un dirigente de la COD Oruro por falta de oxígeno y otros insumos médicos. Incremento de contagios por coronavirus entre bloqueadores y bloqueados. Paralización del aparato productivo con el consecuente impacto en un mayor desempleo y menores niveles salariales. Fue como mucha dosis para el tejido sindical que decidió no acatar la huelga general, cuestionó el bloqueo de caminos y puso bajo la mira al secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi.

“Está manejando la COB como un proxeneta” aseguró a Cabildeo Digital el exejecutivo de la COB, Guido Mitma, apuntando a Huarachi. Otras voces lo acusaron de haber traicionado a sus bases, de desentenderse de las demandas laborales y de ponerse al servicio de un partido político. Lo señalaron como responsable de una “estrategia de conspiración” y de atentar contra la vida de los bolivianos. “Que no entre comida a las ciudades”, la orden de Evo Morales que no tuvo eco en noviembre de 2019 fue ejecutada con creces por Juan Carlos Huarachi que instruyó “Que no entre tampoco gas”, aseguró Lucio Gonzales del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (CONADE). Y el secretario ejecutivo de la COD Chuquisaca, Carlos Salazar, denunció el amedrentamiento de Huarachi porque junto a las centrales obreras de Santa Cruz, Tarija y Potosí no apoyaron las medidas de la COB y exigieron que se convoque a Congreso. “Ratificamos el principio de independencia política, rechazamos la vinculación con el MAS, sentimos vergüenza al tener a nuestra organización vinculada a un partido que no respeta las elecciones y no respeta la salud de los bolivianos”, dijo. El exdirigente fabril, Gonzalo Rodríguez, aseguró que “el servilismo de Huarachi es consecuencia de una década de cooptación de las organizaciones sindicales, intervención de los congresos sindicales, imposición de las tesis políticas y destrucción de los espacios de deliberación sobre la situación económica, política y social del país”. 

Juan Carlos Huarachi puso a la COB bajo el mando del Pacto de Unidad y concretó las directrices de Evo Morales. Alentó a los Ponchos Rojos a rodear las ciudades de La Paz y El Alto e intentó colocar en escena la memoria de octubre de 2003 apoyado en Felipe Quispe, el Mallku. Sin duda, sembró miedo en la población, pero también provocó el rechazo de sindicatos fabriles, no logró movilizar a los mineros, los cooperativistas se desmarcaron y le dieron un ultimátum, los trabajadores universitarios desconocieron a la COB y varios sindicatos médicos anunciaron que enjuiciarán a la dirigencia cobista por la muerte de pacientes con coronavirus durante el bloqueo de caminos. En una maniobra de salvataje, Huarachi denunció un intento asesinato por dos explosiones en la sede de la COB. El caso se investiga.

Tras doce días de paro la COB no logró nada, su pedido de cambiar la fecha de las elecciones no fue atendido, el país irá a votar el 18 de octubre. Huarachi declaró cuarto intermedio y anunció nuevas movilizaciones. Todo hace ver que no está preocupado por la transparencia del proceso electoral, sino por los resultados de una elección que podría poner fin a las pretensiones políticas del MAS. Las bases están vigilantes y podrían cambiar sus planes.

UNA TRAYECTORIA AL SERVICIO DEL MAS

Juan Carlos Huarachi, se forjó en el cooperativismo y, a decir de la vieja escuela de trabajadores mineros de Huanuni, “no tiene conciencia de clase, ni expresa al proletariado minero”. Se integró a la empresa minera estatal como parte de los acuerdos que propició el gobierno de Evo Morales, luego de la denominada “guerra del estaño”, que el 6 de octubre del 2006 cobró la vida de al menos 16 trabajadores mineros y dejó un saldo de más de 100 heridos. Huarachi, ingresó a la minería estatal en el bloque de más de 4.000 cooperativistas que el gobierno del MAS incorporó a la Empresa Minera Huanuni para desactivar el conflicto entre mineros y cooperativistas y consolidar el pacto de Evo Morales con las altas cúpulas de las cooperativas más poderosas del país. Jaime Solares y Pedro Montes, fueron los últimos dirigentes de la Huanuni revolucionaria.

Es parte de los autodenominados “agromineros”, cooperativistas vinculados a comunidades rurales, especialmente ayllus del norte de Potosí, y en el sistema de producción de la mina forma parte de los selectivos (cooperativistas) que ganan mucho más que los convencionales (mineros). Como son la mayoría, controlan las asambleas, han puesto fin a las prácticas del sindicalismo revolucionario y trabajan con la lógica del club deportivo, y a plan de padrinazgos y regalos se han vuelto dueños de los sindicatos, federaciones, CODes y COB.

Juan Carlos Huarachi emergió de esa camada. Una dirigencia sin formación, sin experiencia, que no llegó al sindicalismo por principios y convicciones, sino con métodos clientelares. Primero fue dirigente del Sindicato Minero de Huanuni, luego se proyectó a la Central Obrera Departamental de Oruro. Le ganó la pulseta por la secretaria ejecutiva de la COB, al actual ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), Orlando Gutiérrez, que intentó ganar la confianza del MAS dirigiendo la toma de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) como parte de un fallido complot en contra de la directiva presidida por Amparo Carvajal.

Huarachi se puso al frente de la COB en febrero del 2018 con los votos de las organizaciones controladas por el Movimiento Al Socialismo. Durante su gestión adhirió totalmente a ese proyecto político y postuló que la lucha de los trabajadores “ya no es desde las calles sino desde adentro” sellando su respaldo incondicional a la gestión gubernamental. Se desentendió de las reivindicaciones laborales, lo que le valió que, luego de abuchearlo y corretearlo, los trabajadores mineros de San Cristóbal y la Chojlla, pidieran su renuncia. 

Evo Morales desoyó la demanda de la COB de un binomio presidencial con un vicepresidente obrero y, en su lugar, prometió embajadas, consulados, ministerios y algunas diputaciones y senadurías. Huarachi acompañó la campaña electoral oficialista, intentó imponer a los trabajadores u aporte de entre 1 y 3 por ciento del salario básico para la campaña del MAS y pidió el voto porque “lo primero es lo primero, el binomio Evo-Álvaro, lo segundo, es el país".

Huarachi: La lucha “ya no es desde las calles sino desde adentro”.

No sólo se alineó en la defensa de las fraudulentas elecciones de octubre de 2019, convirtió a la entidad matriz de los trabajadores en un “operador político” del régimen y permitió que se utilice a campesinos y trabajadores de base como mercenarios pagados para amedrentar las manifestaciones sociales en defensa de la democracia. Cuestionado por alentar el paralelismo, perseguir a dirigentes contestatarios, y haber sido parte de la estrategia que intentó controlar el descontento popular, el 10 de noviembre del 2019 anunció que “no seré cómplice del derramamiento de sangre” y pidió la renuncia de Evo Morales. 

Consiguió que un ampliado nacional amplíe su mandato por otros dos años y que el gobierno de Jeanine Añez reconozca la ampliación de su mandato hasta el 2022. Volvió al ruedo del Pacto de Unidad, se adhirió a la candidatura de Arce y Choquehuanca, y se puso a la cabeza del bloqueo de caminos que puso al país al borde del colapso.


UN LARGO PERIODO DE INJERENCIA OFICIALISTA

Fue en el segundo periodo al mando de la COB que el minero Pedro Montes empezó a tender puentes con el Movimiento al Socialismo (MAS) y, finalmente, tranzó por un curul en la Asamblea Legislativa. El exmilitante del troskista Partido Obrero Revolucionario (POR), olvidó muy pronto su promesa de que “La COB no será cooptada por el MAS” e inauguró un largo periodo de injerencia oficialista en la máxima organización sindical del país. 

Montes, Trujillo y Huarachi, tres gestiones cooptadas por el MAS. 

El 2012, Juan Carlos Trujillo asumió la secretaría ejecutiva de la COB y continuó la línea de adhesión al denominado “proceso de cambio”. Rifó totalmente la independencia política de la organización matriz de los trabajadores por 16 vehículos y un hotel que recibió del gobierno abriendo de par en par las puertas al prebendalismo oficialista. En su segunda gestión, en alianza con sectores afines al MAS, respaldó la reelección de Evo Morales. 

El 2016, Guido Mitma fue electo ejecutivo de la COB, y aunque se preveía una gestión de adhesión al gobierno, el cierre de la empresa de textiles (Enatex) que dejó a 1200 obreros y empleados sin trabajo, marcó su distanciamiento del oficialismo. Defendió el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016 y se opuso a la reelección de Evo Morales. Apoyó la movilización de los médicos contra la promulgación del Código del Sistema Penal y adhirió al Comité Nacional de Defensa de la Democracia (CONADE) a nombre de la COB. Fue víctima de un sistemático complot oficialista.

Guido Mitma, una gestión bajo asedio del MAS.

El 2018, Juan Carlos Huarachi, fue la ficha del MAS para recuperar el control de la COB, reintegrarla al Pacto de Unidad y lograr el apoyo a la repostulación de Evo Morales. Huarachi, se adhirió totalmente al “proceso de cambio”, sin embargo, no logró que un obrero vaya a la vicepresidencia ni tampoco un fuerte “bloque parlamentario”. Como premio de consolación recibió 10 vehículos y equipos de computación y la promesa de una nueva sede para la COB. El 2019, en medio de la crisis política por el fraude electoral, exigió la renuncia de Evo Morales. Y el 2020 se alineó nuevamente al MAS y ordenó un bloqueo de caminos para respaldar una demanda político electoral.

Comentarios

Cabildeo2
Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales Tecnología Titular deportes Titular economía Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: HUARACHI ¡FUERA DE LA COB! Las bases están molestas. Un análisis de Zulema Alanes B.
HUARACHI ¡FUERA DE LA COB! Las bases están molestas. Un análisis de Zulema Alanes B.
https://1.bp.blogspot.com/-XLLkbuSzXnY/XzkeW8NLnOI/AAAAAAAAGgg/1IhPIlVgUGgK8RsoQMW0gUOZSTbVhqt7QCLcBGAsYHQ/s640/WhatsApp%2BImage%2B2020-08-16%2Bat%2B07.49.23.jpeg
https://1.bp.blogspot.com/-XLLkbuSzXnY/XzkeW8NLnOI/AAAAAAAAGgg/1IhPIlVgUGgK8RsoQMW0gUOZSTbVhqt7QCLcBGAsYHQ/s72-c/WhatsApp%2BImage%2B2020-08-16%2Bat%2B07.49.23.jpeg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2020/08/huarachi-fuera-de-la-cob-las-bases.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2020/08/huarachi-fuera-de-la-cob-las-bases.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy