La trama detrás de los informes del CEPR, el Celag y MIT en torno al fraude electoral


Desde que la OEA publicó un informe en el que confirmó que hubo fraude en las elecciones de 2019, el MAS ha realizado una serie de “jugadas” en su afán de desmentir tal situación. 

Todo empezó en noviembre de 2019, cuando el Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), entre otros puntos, concluyó que “ni la misión de la OEA ni ningún otro partido han demostrado que hubo irregularidades generalizadas o sistemáticas en las elecciones del 20 de octubre de 2019”.

También en noviembre de 2019, el 14, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) dijo que “los hallazgos del estudio del CEPR sobre las elecciones en Bolivia nos permiten afirmar que el informe preliminar de la OEA no aporta prueba alguna que pudiera resultar definitiva para demostrar el supuesto fraude”. Ese organismo dijo que realizó un estudio basándose en el informe del CEPR.

El último evento ocurrió el jueves 27 de febrero, cuando un blog ligado al diario estadounidense The Washington Post publicó un análisis, cuyos autores son John Curiel y Jack R. Williams, expertos en temas electorales del Massachusetts Institute of Technology (MIT), entidad que finalmente desmintió cualquier participación suya en un tema electoral relacionado a Bolivia. En un comunicado, aclaró que el estudio que supuestamente demostraba que no hubo fraude en el país no fue realizado en esa institución, sino por dos asociados que trabajaron por contrato externo. 

Para saber qué exactamente es lo que está en juego detrás de todo esto, Ideas conversó con José Rafael Vilar, miembro de la Asociación Iberoamericana de Consultores Políticos y experto en análisis estratégico político.

Para este prestigioso consultor, “el objetivo es desacreditar el trabajo realizado por la OEA y socavar la candidatura del actual secretario general Luis Almagro, favoreciendo la de María Fernanda Espinosa, excanciller de Correa”.

Esta pregunta cabría hacerla al Washington Post, pero, ¿por qué cree usted que ese diario publicó ese informe? ¿Esto nos demuestra la influencia y el “poder” de influencia que sigue tendiendo en círculos intelectuales y en medios mundiales?

Hay unas cuántas inconsistencias que se han repetido por redes y medios (El País, Clarín, Infobae…) que ameritan revisarse.

1. En primer lugar, The Washington Post no publicó en su cuerpo el estudio. Fue en un blog de opinión adjunto pero independiente del periódico: The Monkey Cage’s, donde los autores asumen lo que publican.

2. El “estudio” no fue elaborado por el MIT, ni por su Laboratorio de Datos Electorales y Ciencia (MIT Elections Data and Science Lab), al que están adscritos Jack Williams y John Curiel, pero que fueron contratados directamente por CEPR, una entidad independiente con sede en Washington vinculada a sectores de la izquierda norteamericana y que tiene como Senior Policy Analyst a Guillaume Long, que fuera ministro de Relaciones Exteriores, ministro de Cultura y ministro de Conocimiento y Talento Humano de Rafael Correa.

3. Jack Williams suscribió en diciembre de 2019 un pronunciamiento conjunto contra la OEA para que retire su informe de la auditoría que estableció fraude electoral y respaldó a Evo Morales, mientras que Mark Weisbrot, co-director de CEPR, ha sido asesor, defensor y principal lobista de la dictadura venezolana y activista pro Sanders.

4. El análisis de Gerardo de Icaza, director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la OEA (DECO/OEA) precisa 11 graves incongruencias en el paper del CEPR con respecto a la auditoría electoral de la OEA realizada en Bolivia (Informe Final del Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales en el Estado Plurinacional de Bolivia, que fue realizado en EEUU por sólo dos analistas y cuyo resultado sólo tiene tres páginas, a diferencia del estudio de la OEA que pretende descalificar, realizado en Bolivia por 36 especialistas multidisciplinarios de diferentes países y cuyo resultado es un documento de 86 páginas.

Icaza, (nde), difundió un cuadro comparativo entre el artículo publicado en Monkey Cage y el informe de la OEA sobre las elecciones de 2019 en Bolivia y dijo que “el informe de la OEA cobra más fuerza y vigor si se confronta con un artículo parcial, parcializado, sin rigor técnico electoral y pagado por CEPR como el publicado por Monkey Cage”.

El periódico El Mundo de España publicó “La operación chavista en Washington que busca esconder el fraude electoral de Evo Morales”, para promover el triunfo de la candidatura masista en las elecciones del 3 de mayo, o al menos su apoyo internacional.

¿Cuáles cree usted que son los mecanismos que utilizan Morales, Lula y Correa, por ejemplo, para seguir “teniendo poder detrás del poder”?

El intento de prorrogarse ante la opinión pública y seguir teniendo intervención en la política latinoamericana, a pesar de que muchos gobiernos de su esfera han desaparecido, por lo que el Foro de Sao Paulo está literalmente desmembrado, pasa por tres ejes: 1) represtigiarse a través del Grupo de Puebla, a modo de think thank de la izquierda política latinoamericana; 2) fortalecer los centros de intervención pública “independientes”, como el CEPR y Celag, ahora que los medios masivos bolivarianos, como Telesur, están en franco retroceso. Y 3), muy importante, recuperar el manejo de la OEA como cabeza de playa de una nueva ola de la izquierda bolivariana.

Es importante no perder de vista que tras todo esta confrontación, más que para Bolivia, el objetivo es desacreditar el trabajo realizado por la OEA y socavar la candidatura del actual secretario general Luis Almagro, favoreciendo la de María Fernanda Espinosa, excanciller de Correa (quien nuevamente aparece).

Espinosa representaría la opción de que el Foro de Sao Paulo, a pesar de su gran declive, volviera a manejar la OEA como cuando Hugo Chávez consiguió los votos para elegir a José Miguel Insulza a través de Petrocaribe. 

En esta línea, uno de los actores principales ha sido el Celag, dirigido por Alfredo Serrano Mancilla, asesor de Maduro e ideólogo de su política económica, y que cuenta en su consejo consultivo con Rafael Correa, Álvaro García Linera, Atilio Borón y Juan Carlos Monedero (fundador de Podemos en España). El Celag es la herencia de la española Fundación CEPS (que asesoró los gobiernos bolivarianos y las constituciones que produjeron en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua), disuelta al presentarse el partido Podemos.


¿Cree usted que los resultados de su estudio son imparciales?

Limitados y absolutamente tendenciosos.

¿Son confiables el CEPR y la Celag, como organismos que puedan cuestionar el informe de la OEA? ¿Por qué sus informes tienen credibilidad? 

A partir de todo lo que mencioné, son claramente tendenciosos. Por abundar, Celag tuvo su sede en Quito bajo el gobierno de Correa.

El analista Roberto Laserna sostiene que el Celag no existe. “Solo es una sigla usada para inventarse encuestas y hacer propaganda al chavismo. Vean su web, sus libros, sus directivos”. ¿Cuál es su opinión sobre esta afirmación?



Actualmente, el Celag no aparece con sede y su actividad es eminentemente virtual. Estoy de acuerdo con Laserna.

Evo Morales publicó dos mensajes en Twitter en los que señalaba que “tres informes serios destruyen argumento de los golpistas (...) y desnudan el fraude de la OEA: Universidad Michigan (Walter Mebane), Centro de Investigación Económica y Política (CEPR) de Washington y más de 100 expertos de prestigiosas universidades”. ¿Sabe usted de cuáles 100 expertos hablaba Morales y de qué universidades son?

1. Walter Mebane publicó en noviembre un paper de 36 páginas (“Evidence Against Fraudulent Votes Being Decisive in the Bolivia 2019 Election”, donde aplica un modelo para el análisis de información digital. Mebane nunca estuvo en Bolivia ni revisó información electoral más allá que la que estaba en la web.

3. Los “100 expertos de prestigiosas universidades” son tan reales como las 11.000 vírgenes que murieron con Santa Úrsula de Colonia, error de leer en un documento del 922 undecim millia virginum (11.000 vírgenes en latín) en lugar undecim martyres virginum (11 mártires vírgenes). ¿Sería uno sólo el “experto”?: Mebane de Michigan y seguramente Morales entendió mal.

Mark Weisbrot, Dean Baker, Jack Williams y John Curiel

En la misma línea, el periodista boliviano Rafael Archondo considera que “son las tres fases de un mañudo operativo”. “El 20 de octubre de 2019 movieron 35.000 votos para cancelar la segunda vuelta. En noviembre contrataron a unos académicos marginales en los Estados Unidos para afirmar que no hubo fraude. Ahora, febrero de 2020, colocan titulares tramposos. El objetivo es sembrar la duda, modificar los hechos, alterar la memoria”.

Para Archondo, “casi todos los medios de comunicación de Bolivia cayeron en la trampa. El trabajo no es del MIT y tampoco del Washington Post. Cuando dos personas que trabajan en un lugar se sientan a escribir por su cuenta, lo que producen no se convierte en un documento avalado por su centro laboral. Curiel y Williams fueron contratados por Guillaume Long, el excanciller del Ecuador, de clara militancia de izquierda, para que escriban algo que invalide las pruebas del fraude, detectado por la OEA en un amplio informe de casi 100 páginas” .

Sobre la supuesta influencia que seguiría teniendo el MAS en círculos intelectuales y en medios mundiales, considera que “no es tanto el MAS, sino una red más amplía que abarca círculos intelectuales próximos al gobierno de Venezuela. El codirector del CEPR es Mark Weisbrot que era el impulsor del Banco del Sur y ahí también hay ecuatorianos cercanos a Correa.

Según Archondo, “Weisbrot investigó la crisis argentina y acusó al Fondo Monetario Internacional de haberle dado pésimos consejos a los ocupantes de la Casa Rosada. Sin embargo, su mayor interés ha sido siempre Venezuela. No solo evaluó los daños provocados por las sanciones norteamericanas al gobierno de Caracas, sino que se sentó a diseñar el Banco del Sur, el fallido intento de los países del ALBA por reemplazar al Banco Mundial o al BID. Weisbrot es abiertamente chavista”.

Mark Weisbrot y Dean Baker dirigen desde 1999 el CEPR. “Fueron ellos los que contrataron a dos funcionarios del MIT de Masachussetts para que evalúen las probabilidades de que Evo hubiera ganado en primera vuelta el pasado 20 de octubre. Conociendo los antecedentes de los contratistas, nadie esperaba que el estudio fuera a perjudicar a Evo Morales”.

Archondo escribió en su blog que ni Jack Williams ni John Curiel se tomaron la molestia de leer el informe de la OEA o solo leyeron el comunicado de ese organismo emitido el mismo 20 de octubre cuando la transmisión de datos del TREP quedó interrumpida por órdenes de la vocal Lucy Cruz (la designada por Evo de manera directa).

“Jack y John dicen que la interrupción del TREP, que atribuyen a que en la Bolivia rural hay un mal internet, no evidencia fraude alguno, porque las probabilidades de que el MAS hubiese conseguido la mágica diferencia de diez puntos para anular la segunda vuelta, eran ‘muy altas’. Y entonces se ponen a hacer simulaciones informáticas y los diez puntos entran en los guarismos probables.

“Ni John ni Jack saben que una semana antes de los comicios, dos servidores clandestinos fueron encendidos para ingresar actas adulteradas, que los inhabilitados entraron triunfantes al padrón, que la interrupción del TREP se produjo por orden telefónica, que hubo cortes deliberados de luz e internet y que las descargas de resultados a partir del 95% mostraron un sospechoso salto en favor del binomio inconstitucional”.

El informe que involucraba al MIT, Celag, CEPR, OEA y otros organismos fue desvirtuado por muchas voces con autoridad; aunque también fue amplificado y destacado por muchos presidentes y expresidentes y líderes afines con la izquierda latinoamericana y con Evo Morales. Con el último comunicado del MIT, queda claro, sin embargo, hacia dónde se dirigen estos estudios y los fines que encubren.

Comentarios

Cabildeo2
Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos Crónicas del Narcotráfico Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales Tecnología Titular Deportes Titular economía Titular Internacional TITULAR OPINIÓN Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: La trama detrás de los informes del CEPR, el Celag y MIT en torno al fraude electoral
La trama detrás de los informes del CEPR, el Celag y MIT en torno al fraude electoral
https://1.bp.blogspot.com/-BDdXH0CVQwk/XmZHEeizHWI/AAAAAAAADAM/YaQWXPtE0E89Y-K3aLmek-o4tcTNWuyGgCK4BGAYYCw/s320/f800x450-303645_355091_19.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-BDdXH0CVQwk/XmZHEeizHWI/AAAAAAAADAM/YaQWXPtE0E89Y-K3aLmek-o4tcTNWuyGgCK4BGAYYCw/s72-c/f800x450-303645_355091_19.jpg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2020/03/la-trama-detras-de-los-informes-del.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2020/03/la-trama-detras-de-los-informes-del.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy