Coronavirus


Traduzco y sintetizo lo que escribe un doctor, Daniele Macchini, en Bergamo, Italia. Difúndanlo. Si la pandemia llega a nuestro país, puede ser útil.

Creo que el silencio no es responsable. Quiero explicar  lo que estamos viviendo con esta pandemia de Covid- 19.

No quiero crear pánico, pero me estremezco cuando veo que la alerta no llega a las personas, que no se escuchan las recomendaciones y hay gente que se lamenta porque no puede ir al gimnasio o a jugar un partido de fútbol. Entiendo el daño económico y me preocupa. Luego de la epidemia el drama será arrancar de nuevo.

Recuerdo mi estupor viendo la reorganización del hospital en las semanas precedentes, cuando nuestro enemigo actual estaba todavía en las sombras: las salas poco a poco vaciadas, las terapias intensivas liberadas para crear la mayor cantidad de camas disponibles. Los container que llegaban a las emergencias, para tener un recorrido alternativo y evitar contagios. Esta rápida transformación creaba en el hospital  una atmósfera de silencio y vacío surreales que todavía no entendíamos, en espera de una guerra  que debía iniciar y que muchos (incluso yo) no estábamos seguros que iba a caernos con tal ferocidad.

Recuerdo cuando esperaba con ansia, los resultados del primer paciente sospechoso, y sonrío amargamente de mi agitación por un posible caso, ahora que la situación es como mínimo dramática. No tengo otras palabras.

La guerra estalló y las batallas no se detienen ni de día ni de noche. Uno tras otro los contagiados se presentan en las emergencias. No son como se dice complicaciones de una gripe. No digamos tonterías. La gente  no vino a las emergencias por motivos fútiles. Siguieron las indicaciones, estuvieron en casa con fiebre una o dos semanas sin salir para no contagiar a nadie.pero ahora no pueden más, no logran respirar, necesitan oxígeno.

Las terapias farmacológicas para este virus son pocas. El proceder de la enfermedad depende prevalentemente de nuestro organismo. Los médicos podemos ayudar cuando el cuerpo no puede más.  Esperamos sobre todo, que nuestro organismo le gane al virus solo, para decirlo en modo simple.

Las terapias antivirales son experimentales sobre este virus y aprendemos cada día sobre su comportamiento. Quedarse en casa hasta que las condiciones empeoran no cambia la prognosis de la enfermedad.

Y ahora llegó, dramáticamente, la necesidad de camas. Una tras otra, las salas que habían sido vaciadas se llenan en un ritmo impresionante.  Las listas con los nombres de los enfermos, de colores distintos en base a la unidad operativa a la que pertenecen, ahora tienen todos el color rojo y en vez de la intervención quirúrgica existe la diagnosis, que es siempre la misma maldita: Pulmonía intersticial bilateral.

Ningún virus gripal causa un drama tan rápido. En la gripe clásica, a parte de contagiar menos población en el arco de más meses, los casos se complican (menos frecuentemente), cuando el VIRUS, destruyendo las barreras de protección de nuestras vías respiratorias permite que las BACTERIAS normalmente residentes en las vías altas,  invadan nuestros bronquios y pulmones provocando los casos más graves. El Covid 19 causa una banal gripe en muchas personas jóvenes, pero en muchos ancianos (y no solo) una verdadera y propia SARS porque llega directamente a los alvéolos pulmonares y los infecta, dejándolos incapaces de desarrollar sus funciones. La insuficiencia respiratoria que deriva es muy seguido grave luego de pocos días de internación el simple oxígeno que se puede suministrar en una sala, puede no ser suficiente.

Disculpen, a mí, como médico no me tranquiliza que los más graves sean prevalentemente ancianos con otras patologías. La población anciana es la más representada en nuestro país y es difícil encontrar a alguien que superados los 65 años no tome pastillas para la presión o la diabetes. Pero les aseguro que cuando vemos gente joven que termina en terapia intensiva entubada, o peor con el ECMO (una máquina para los casos peores, que extrae la sangre, la oxigena y la devuelve al cuerpo esperando que el organismo, tal vez, cure sus propios pulmones) toda esta tranquilidad que sentimos por ser jóvenes se nos pasa.

Y mientras en las redes hay personas que se jactan de no tener miedo ignorando las indicaciones, protestando porque sus normales costumbres de vida han entrado ocasionalmente en crisis, el desastre epidemiológico se ca cumpliendo.

Y no existen cirujanos, urólogos, ortopédicos, somos únicamente médicos que se vuelven improvisamente parte de un único team para enfrentar este tsunami que nos ha embestido. Los casos se multiplican, llegamos a 15, 20 internaciones diarias todas por el mismo motivo. Los resultados de los análisis ahora llegan uno tras otro: positivo, positivo, positivo. De golpe la sala de emergencias está colapsada. Las disposiciones urgentes se emanan: se necesita ayuda allí. Una rápida reunión para aprender como funciona el software de gestión de la sala de emergencias y pocos minutos después estoy ya abajo, al lado de los guerreros que enfrentan esta guerra. La pantalla del computer con los motivos de las internaciones es siempre la misma: fiebre y dificultad respiratoria, fiebre y tos, insuficiencia respiratoria, etc. Los exámenes, la radiología siempre con la misma sentencia: Pulmonía intersticial bilateral, pulmonía intersticial bilateral, pulmonía intersticial bilateral. Todos necesitan ser internados. Alguno ya debe ser entubado y va a terapia intensiva. Para otros desgraciadamente, ya es tarde.

La  terapia intensiva se satura y donde termina la terapia intensiva, se crean otras. Cada ventilador se vuelve como oro. Los de las salas operatorias que han interrumpido su actividad no urgente se vuelven salas de terapia intensiva que antes no existían.

Fue increíble, puedo hablar por el hospital en que trabajo,  lograr en tan poco tiempo un despliegue y y una reorganización de recursos para prepararse a un desastre esta entidad. Y cada reorganización de camas, repartos, personal, turnos de trabajo es revisada día a día para tratar de dar aún más.

Las salas, antes fantasmales, ahora están saturadas, para dar lo mejor a los enfermos. Pero estamos exhaustos. El personal agotado. He visto el agotamiento en rostros que no se daban cuenta de su cansancio no obstante las cargas de trabajo masacrantes. He visto personas quedarse mas allá de sus horarios y una solidaridad entre nosotros,  preguntando a los colegas de turno "¿Qué puedo hacer ahora?” o “dejá, me ocupo yo de esta internación”. Médicos que mueven camas y alzan pacientes, que suministran terapias en lugar de los enfermeros. Enfermeros llorando porque no logramos salvar a todos y los parámetros vitales de los más graves contemporáneamente revelan un destino ya marcado.

No existen más turnos, horarios. La vida social para nosotros está suspendida.

Yo estoy separado, y  siempre hice lo posible para ver a mi hijo incluso cuando salgo de un turno de noche me voy a dormir sólo luego de haberlo visto. Pero desde hace 2 semanas voluntariamente he dejado de verlo a él y a mis seres queridos por miedo a contagiarlos y que a su vez contagien una abuela anciana u otros parientes con problemas de salud. Me hago bastar una foto  que miro y remiro entre lágrimas y alguna video llamada.

Por eso tengan paciencia ustedes que no pueden ir al teatro, a los museos o al gimnasio. Traten de sentir piedad por esa enormidad de personas ancianas que ustedes podrían exterminar. No es culpa de ustedes, lo sé, sino de quien les pone en la cabeza que estamos exagerando, e incluso este testimonio puede parecer una exageración para quien está lejos de la epidemia. Pero por favor, escúchennos, traten de salir de casa solo para las cosas imprescindibles. No vayan en masa a comprar víveres en los supermercados, es lo peor que se puede hacer porque se amontonan y el riesgo de contagio es más alto. Vayan como siempre lo hacen. Si tienen un normal barbijo, incluso de los que se usan para ciertos trabajos manuales, pónganselo. No busquen los barbijos especializados de los médicos. Esos déjenlos a nosotros que nos cuesta encontrarlos ahora. Hemos tenido que dosar su utilización  solo para ciertas circunstancias como ha aconsejado la OMS. Eh, sí, gracias a la falta de ciertos dispositivos tantos colegas y yo estamos expuestos al contagio, no obstante los medios de protección. Algunos de nosotros, a pesar de los protocolos, se han contagiado. Algunos colegas contagiados tienen a su vez familiares contagiados, y algunos de esos familiares luchan entre la vida y la muerte.
Estamos allí donde sus miedos los inducirían a alejarse. Traten de alejarse. Digan a sus familiares ancianos o enfermos que se queden en casa. Háganle ustedes las compras. Por favor.

Nosotros no tenemos alternativa.Es nuestro trabajo. Lo que hago en estos días no es el trabajo al que estoy acostumbrado, pero lo hago lo mismo y me gustará mientras responda a los mismos principios: tratar de curar y aliviar algunos enfermos, o al menos aliviar los sufrimientos y el dolor de quien no puede ya ser curado.

No gasto palabras para aquellos que ahora nos llaman héroes y hasta ayer nos insultaban y denunciaban. Volverán a hacerlo cuando todo habrá terminado. la gente se olvida muy rápido.

Y no somos héroes en estos días. Es nuestro oficio. Tratamos de ser útiles a todos. Traten ahora de ser útiles ustedes también. Nosotros con nuestras acciones influenciamos  la vida o la muerte de algunas decenas de personas. Ustedes con sus acciones, influyen en muchas más.

Les ruego, compartan este mensaje. Debe correr la voz para evitar que en toda Italia ocurra lo que está ocurriendo acá.

Comentarios

Cabildeo2
Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos Crónicas del Narcotráfico Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales Tecnología Titular Deportes Titular economía Titular Internacional TITULAR OPINIÓN Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: Coronavirus
Coronavirus
https://1.bp.blogspot.com/-oKEvzakQOho/Xmg67FceHxI/AAAAAAAAwCI/NqUPF-IMqlMgbPC5gcxTyoOFuuwCAs9bQCLcBGAsYHQ/s1600/descarga%2B%25282%2529.jpeg
https://1.bp.blogspot.com/-oKEvzakQOho/Xmg67FceHxI/AAAAAAAAwCI/NqUPF-IMqlMgbPC5gcxTyoOFuuwCAs9bQCLcBGAsYHQ/s72-c/descarga%2B%25282%2529.jpeg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2020/03/coronavirus.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2020/03/coronavirus.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy