El Titanic del presidente

Por: Carlos Federico Valverde Bravo - Periodista                                                                                     ...



Por: Carlos Federico Valverde Bravo - Periodista                                                                                                                                                                                                  
Lo único bueno que, a estas alturas, puedo ver en Evo Morales es que no sabe disimular su rabia con relación a las cosas que le molestan, lo hieren, lo descolocan; el jueves, día del paro nacional, sus aduladores decidieron que debía irse al único lugar del país donde nadie le recuerda que Bolivia dijo No, es decir, al trópico cochabambino. Ellos saben que, entre cocales y adoradores, hay un lugar apto para que Morales pueda sentirse bien y ahí lo llevan.

El asunto es fácil, ahí el hombre se puede regodear hablando y diciendo lo que quiera ante un par de millares de personas que apenas lo aplauden (eso mostraron las imágenes), pero por lo menos no le llevan la contra: ganancia y punto alto para los ‘especialistas en calmar al animal político’ que Morales lleva adentro; a la bestia a la que hay que cebarla y adormecerla con aplausos y algunos vivas…

A estas alturas, los ‘laderos de Morales’ saben qué lo calma y han tomado del realismo mágico la fórmula para adular y mantener al autócrata en la nube en la que han logrado estacionarlo, nube que está llena de calles y marchas en su favor, en lugares y espacios preparados con anticipación, para que el ‘líder’ vea, recuerde y sepa cuánto lo quieren; el problema es que lo que dice allá se lo puede conocer en el país; entonces, el resto de la ciudadanía (esos que le recuerdan que Bolivia dijo No) se entera y se burla de sus discursos y ese es un tema que sus adulones no pueden evitar.

La boba y simplona calificación de las plataformas, figuras fundamentales del paro como “alfombras de la derecha” y su oferta de “armar seminarios para enseñarles cómo marchar”, son la muestra más patética del momento que vive Morales y la constatación de que al presidente le destroza el ánimo lo que hacen esas personas en calles, avenidas y caminos del país y, muy propio de su carácter, sale a atacar y a advertir que “hay que estar preparados, habrá cualquier amedrentamiento, cualquier mensaje de intimidación al pueblo para que Evo no sea ratificado”… y uno se pregunta… ¿de dónde salió este que cree que las llamadas primarias son una especie de ‘referéndum revocatorio’ en las que se va a ratificar a alguien? Morales es muy básico y, como tal, no sabe disimular sus odios, molestias, alegrías o tristezas (lloramos cuando perdimos el referendo, dijo alguna vez). No importa si sus discursos cada vez son más pintorescos o patéticos, a él hay que darle el lugar donde sus frustraciones se cambien y eso es con aplausos de los que siempre lo aplaudieron; convencerse entre convencidos, dice la sentencia popular y ahí va… “matando canallas” (Silvio Rodríguez, La canción del elegido) de manera simbólica, tratando se exorcizar el muy mal momento del país y en el que él mismo se encuentra.

Morales puede hacer cuanto discurso quiera; Romero puede darse el trabajo de intentar minimizar la contundencia del paro; es normal, pero jamás van a poder convencer a la gente que sabe lo que pasó el jueves 6 de diciembre, que no pasó lo que ellos vivieron; no interesa, por tanto, lo que diga la propaganda del poder. Estamos ganando, decía Hitler, y tenía a los aliados en las puertas de su búnker, donde se suicidó pegándose en tiro en la cabeza; Morales no va a hacer lo mismo… Morales va a suicidarse políticamente con sus desaciertos; intento de reelección incluida, pero sabe que deberá morir en ese intento.

En lo que importa, en las responsabilidades del presidente, a lo mejor ni siquiera sabe que el panorama es peor que con los paros; caen las Reservas, pero no solo eso, el país está cayendo; no hay gas para vender; y si lo hubiera, Brasil y Argentina también tienen y mucho más que nosotros y vamos a vender tan poco que la economía se va a contraer; la corrupción y crisis institucional/estatal son muestras de que esto no va a terminar bien, pero ahí está él, como el director de la orquesta del Titanic, dirigiendo el suicidio (ellos no buscaron cómo salvarse), haciendo tozudamente lo único que, creían, que sabían hacer…


//Foto Los Tiempos//

Comentarios

Cabildeo2
Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Cultura Deportes Entrevista Roxana Lizarraga Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales Tecnología Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: El Titanic del presidente
El Titanic del presidente
https://2.bp.blogspot.com/-9r7Mz68czik/XA3Yvh7rAnI/AAAAAAAAc8A/hEAZjwODVdoiPoZJrq3YOgV22xIUGi2pQCLcBGAs/s640/descarga.jpeg
https://2.bp.blogspot.com/-9r7Mz68czik/XA3Yvh7rAnI/AAAAAAAAc8A/hEAZjwODVdoiPoZJrq3YOgV22xIUGi2pQCLcBGAs/s72-c/descarga.jpeg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2018/12/el-titanic-del-presidente.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2018/12/el-titanic-del-presidente.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy