¿QUÉ NOS JUGAMOS LAS MUJERES EN ESTOS TIEMPOS?

Por: Jenny Ybarnegaray Ortiz | 

A propósito del Día Internacional de las Mujeres

Como rito autoimpuesto, cada 8 de marzo (Día Internacional de las Mujeres) y cada 11 de octubre (Día de las Mujeres Bolivianas), me planteo la necesidad de escribir algo, aunque sólo fuese para mí misma.


Alrededor del 50% de las mujeres de todo el mundo tiene un empleo remunerado. No obstante ganan entre un 10% y 30% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo.

Agenda mundial

Año tras año se repiten por doquier (casi) las mismas consignas, por supuesto que con matices de énfasis e interpretación, dependiendo de quienes las emiten, del lugar donde cada quien se posiciona desde el punto de vista ideológico, político, social. No obstante, todas ellas responden, de una u otra forma, a un mismo catálogo de derechos, a veces reconocidos por los estados, aunque lo fuese sólo para acallar las protestas. Entre otros, están consagrados los derechos a la educación, a la salud, los derechos sexuales y reproductivos, a una vida libre de violencia, al trabajo, al desarrollo, a la participación política, a un ambiente sano, a la información.


Según Care.org, las mujeres producen la mitad de los alimentos del mundo pero solo poseen el 1% de las tierras agrícolas.

Año tras año, las mujeres en el mundo gritan ¡Igual trabajo, igual salario! ¡Contra toda violencia machista! ¡Ni una menos por aborto ilegal! ¡Niñas no madres! ¡Educación sexual integral para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, libre, seguro y gratuito para decidir! Parece ser un cántico repetitivo, cansador, como disco rayado, pero ¿por qué?


La respuesta del Estado

He participado en varias ocasiones en la confección de planes de políticas públicas nacionales, departamentales y municipales, orientados a la realización de estos derechos y lo que he visto es, casi indefectiblemente, dos condiciones constantes: su ejecución parcial y la cooperación internacional como principal fuente de financiamiento. Así, las políticas públicas no avanzan y los problemas que se pretende resolver con las mismas, se mantienen casi inalterados, con avances poco significativos.


5 millones de personas son víctimas de la trata de seres humanos. El 98% de ellas son mujeres y niñas.

Pese a las declaraciones públicas, a la ratificación de compromisos internacionales, a la normativa de protección a los derechos de las mujeres, a los discursos a favor de la equidad social y de género, en los últimos treinta años, ningún gobierno empeñó esfuerzos propios –traducidos en inversión pública significativa– para superar la situación de discriminación de las mujeres bolivianas. 


De los 195 países del mundo, solo 28 tienen mujeres como jefas de gobierno, jefas de estado, o ambos.

En esto, no existen diferencias sustanciales entre gobiernos de diferentes orientaciones políticas; sin embargo, nuestro reclamo se hace más enérgico frente a un gobierno, dizque revolucionario, que esquiva sistemáticamente los mandos de la nueva Constitución Política del Estado en la que se ha incorporado una treintena de artículos referidos al reconocimiento de los derechos de las mujeres.


¿Y sociedad civil?

Si así van las cosas del lado del estado, en la otra orilla, en la de la sociedad civil, tampoco observo avances sobresalientes. Son algunas organizaciones de mujeres las que continúan llevando adelante las agendas sin lograr penetrar en el conjunto de la sociedad. Y aquí, de este lado, veo un conjunto variopinto que incluye  instituciones, pequeños grupos (colectivos), pasando por organizaciones no gubernamentales, hasta organizaciones sociales, con muy distintas visiones. 


En todo el mundo hay más de 793 millones de adultos analfabetos —que representan cerca de 17% de la población adulta mundial— de los cuales aproximadamente dos tercios son mujeres.

Las articulaciones entre éstas suelen ser eventuales, de poca duración y con objetivos muy concretos o para eventos particulares. Algunas organizaciones, sobre todo no gubernamentales, se han anquilosado al punto de existir sólo para preservarse a sí mismas, aunque para ello tuviesen que conceder lo que fuere ante el poder de turno y/o frente a las condiciones impuestas por sus financiadores. Así, la sociedad civil en su conjunto, tampoco avanza mucho.


Feminicidio

Para ilustrar lo que manifiesto en los dos párrafos precedentes, pienso que cualquier persona podría preocuparse por una cuestión tan funesta como lo es la suma anual de feminicidios, que ello debiera de conmocionar a la sociedad en su conjunto, que nadie debería resultar indiferente frente a la noticia del hallazgo de cuerpos de mujeres sepultadas en cualquier baldío (como lo ocurrido recientemente en el trópico de Cochabamba), que esas noticias deberían provocar la movilización de toda la gente, que el estado en su conjunto debería ser interpelado y movilizado por la acción colectiva para mover todo tipo de recursos destinados a prevenir y sancionar semejante atrocidad. 


Según la UNESCO 39 millones de niñas en el mundo no están matriculadas en la escuela y se les niega una educación secundaria.

Pero, ¡no pasa nada! Muerta tras muerta, lo único que vemos son manifestaciones de indignación de poca gente, en su mayoría mujeres que acompañan a las familias dolientes, que demandan justicia, que asisten a los juicios (si llegan a ello), que se desgañitan, y la respuesta que reciben es el silencio, la complicidad y la naturalización del feminicidio por parte de una sociedad a la que poco le importa que las mujeres sean víctimas cotidianas de la violencia más atroz.


¿Hacia dónde vamos?

Entre tanto, el mundo sigue girando, en otras latitudes se vislumbran realidades que aquí aún no tienen eco sonoro, pero que no tardarán en llegar. 


Los dos mayores IQs jamás registrados en una prueba estándar pertenecen a mujeres.

Una de las tendencias más estridentes es la agenda que lleva adelante la comunidad trans,  ahora resulta ser que unos señores, nacidos varones y devenidos en apariencia mujeres, es decir, transexualizados artificialmente a través de tratamientos hormonales y/o quirúrgicos, o simplemente travestidos a fin de adquirir la apariencia de lo que sienten ser y para dejar de sufrir la disforia de género que los atormenta, ahora vienen a imponernos un lenguaje, unos conceptos, unas ideas y una manera de nombrarnos (“cis-mujeres”, “cuerpos gestantes”, entre otros) que se acomoda a sus deseos y que nosotras tenemos la obligación de admitir so pena de ser estigmatizadas con un sello en la frente que dice ¡TERF! (acrónimo del término en inglés trans-exclusionary radical feminist, que, por su traducción literal al español, significa feminista radical trans-excluyente) ¡Lo que nos faltaba! 


Aunque las mujeres tienen mayor esperanza de vida que los hombres en la mayoría de los países, hay una serie de factores sanitarios y sociales que se combinan para hacer que la calidad de vida de las mujeres sea inferior.

A tal extremo vienen empujando las cosas que hasta pretenden que se penalice a madres y padres que no estén en disposición de apoyar a sus hijas e hijos en su deseo de ser o adquirir la apariencia del sexo opuesto con el que han nacido, aun a temprana edad. Me pregunto ¿qué viene después, la normalización de la pedofilia y la pederastia porque un grupo de personas considera que esa es su “naturaleza” y que sus deseos están por encima de los de cualquiera, quizás?


Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de su vida.

¡Abre tu mente! Me digo a mí misma. ¿Quién soy yo para cuestionar a estas personas? Y me respondo ¡nadie! De verdad, pienso que cada quien está en su derecho de gozar de la vida y de su sexualidad como mejor le plazca, siempre y cuando ese goce no suponga dañar ni abusar de otras personas. Lo que no estoy dispuesta a admitir es que me impongan su visión por la fuerza, que se monten sobre un siglo de conquistas de las mujeres para apropiárselas de maneras tan propiamente masculinas, de borrarnos del mapa, de pretender que son más mujeres que nosotras porque lo han decidido, cuando su idea de “ser mujer” es, por lo general, justamente todo lo que venimos destruyendo desde hace mucho tiempo: el estereotipo de lo femenino, con todos los roles y todas las limitaciones que nos imponen.


El 42% de las mujeres víctimas de violencia de pareja refieren alguna lesión a consecuencia de dicha violencia.


Colofón

En suma, en estos tiempos tan confusos, las mujeres no sólo nos jugamos la vida misma por el hecho de ser mujeres, también nos jugamos nuestra existencia como sujetos, y eso no es poca cosa. De modo que mejor sería que vayamos aclarando ciertas cosas, que seamos capaces de mirarnos con más detenimiento para ver por dónde vamos a continuar el camino que una vez iniciaron aquellas por las que el 8 de marzo se conmemora el “Día Internacional de la Mujer”.



Comentarios

Nombre

Actualidad Cabildeo Cabildeo 1 Cabildeo 2 Cabildeo 3 Consejos coronavirus2021 Crónicas del Narcotráfico Cultura Deportes Destacado Destacado 2 Economía Economía Bolivia Galería de Fotos Humor Informe Especial Amalia Pando Inter Internacional Cabildeo Lucha Libre Nicaragua Noticias Opinión Publicidad Redes Sociales subnacionales2021 Tecnología TITULAR CIENCIA TITULAR coronavirus2021 Titular Deportes TITULAR ECONOMIA TITULAR INTERNACIONAL TITULAR OPINIÓN TITULAR subnacionales2021 TITULAR TECNOLOGÍA Últimas Noticias Vídeo de último momento
false
ltr
item
CABILDEO DIGITAL: ¿QUÉ NOS JUGAMOS LAS MUJERES EN ESTOS TIEMPOS?
¿QUÉ NOS JUGAMOS LAS MUJERES EN ESTOS TIEMPOS?
https://1.bp.blogspot.com/-8u17azve-VU/YEcKYPSN1wI/AAAAAAAArII/TJjyQaLL1LcU38X5hLh9ZGfNNOtFv10-wCLcBGAsYHQ/w640-h394/banquero_giancarlo_pietri_velutini_realizan_pintas_en_palacio_nacional_durante_marcha_feminista.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-8u17azve-VU/YEcKYPSN1wI/AAAAAAAArII/TJjyQaLL1LcU38X5hLh9ZGfNNOtFv10-wCLcBGAsYHQ/s72-w640-c-h394/banquero_giancarlo_pietri_velutini_realizan_pintas_en_palacio_nacional_durante_marcha_feminista.jpg
CABILDEO DIGITAL
http://www.cabildeodigital.com/2021/03/que-nos-jugamos-las-mujeres-en-estos_8.html
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/
http://www.cabildeodigital.com/2021/03/que-nos-jugamos-las-mujeres-en-estos_8.html
true
51180123549186060
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy